10 de septiembre de 2011

A modo de rap: ¿buena conciencia?

I Parte
Diagnóstico

casa en Zapallar, en La Dehesa, en La Parva, en Pucón
casa en una isla de la Isla Grande de Chiloé
fantástico, macanudo, maravilloso
¡qué logro!
al fin y al cabo
es alguien en particular
la cabeza de la familia
González, Weber, Errázuriz, Smith, Prieto, Schulz, Cifuentes, Mirafiori, Chaineaux, Soto, Cadeaux, Martínez

¿y qué?
si pues
¿y qué? ¿y qué hay con eso?
¿acaso un problema?
pues si...pues no...pues si...pues no
PUES SI
Sí que hay un tamaño problema
¿cuál?
¿resentimiento acaso?
no, en verdad
rabia
"La rabia es mi vocación"
como se escucha de una potente voz latinoamericana
la rabia, la virtud política por excelencia
al decir de Aristóteles

pero acaso
Hausmann, Fernández, Wilson, Torini, Danzky, Moreau, Lizárraga
es culpable de esto
pues no
identifiquemos bien
al culpable

¿es el Estado?
tampoco
bueno pero ¿quién es a fin de cuentas?
no es un gobierno
son más bien los sucesivos gobiernos
al servicio de un sistema perverso
en el que no hay regulación
lo que permite el abuso
y que mantiene a cada cual
pendiente
de que grandes empresas, bancos, multinacionales
no le roben

todo lo cual
incita, alienta, promueve
desigualdad, postergación
de la población

y esto viene siendo así
desde siempre
pero se ha acentuado
durante casi los últimos
40 años, 40 años, 40 años
¡40 años!
¿40 años?

40 años
de nuestras vidas
toda una vida
vida desgarrada
tanta vida que además
se extingue
antes de
40 años
tanta vida que hizo lo suyo
antes de
40 años
y que fue toda una vida
tanta vida de tanto genio
arte, música, literatura
Mozart, Vallejo, Mendelssohn Bartholdy, Granados, Shelley, Schiller, Byron, Violeta Parra
tanta vida, cuánta vida, demasiada vida
vida a destajo, vida en exceso
vida que estalla
vida de volcanes, supernovas, cometas
todo rápido, compacto
aire comprimido
que presiona por salir
por estallar
y estalla

es a esas vidas
excepcionales, geniales, colosales
que ¡vaya les importan 40 años!
pero ¿cómo no?
a todos, a cada quien

cada uno
atrapado en el andamiaje
de un sistema
cerrado, clausurado, consensuado
concertación - derecha - aparato de justicia - fuerzas armadas
encuentros sexuales, nocturnos, clandestinos
y políticos
para afianzar, reforzar
la telaraña
llenando bien todos los orificios
a prueba de todo
cualquier revuelta aplacada
la revolución contenida
nunca hubo revolución en este país
la de 1891 fue una contrarrevolución

derecho a hablar
sin hablar
sin decir nada
el habla aplanada, uniformada
formación de "ciudadanos"
hechos para consumir y fornicar
el modelo: la salchicha

¿y el contraste
con aquellas lujosísimas casas, automóviles, yates, viajes, esparcimiento, negocios que posibilitan el ocio?
la choza, la mediagua, la fonola
la tacita dé té
el escaso pan
diarrea, gripe, neumonia
colas de la posta
inscripción para una operación
en varios meses más
el liceo que se cae a pedazos
baños insalubres
la jóven que sale a la calle a prostituirse
altísima tasa de mortalidad infantil
la familia en triciclo
que hurga en la basura de tu casa

¿y qué queda? ¿qué más puede quedar?
sólo el horror
en el mejor de los casos
la vergüenza
no poder mirarte en el espejo
no tener cara
para mirarte en el espejo
ser un descarado

vivimos
en ese horror y vergüenza
entre el horror y la vergüenza


II Parte
¿La salida?

¿salida? ¿"La" salida?
¡qué ilusión!
¡qué iluso!
¡qué soñador!
¿qué mentiroso, embaucador, cuentacuentos, vendedor de la pomada?

¿salida?
jajajá
¿salida?
somos ratones, ratas
precisamente
en un callejón sin salida, avenidas sin salida, autopistas sin salida

ni siquiera
el cementerio
es una salida
hasta la muerte
la atrapó el sistema
concertación - derecha - fuerzas armadas - aparato de justicia
está todo cerrado

¡Señoras y Señores!
ni la muerte queda fuera
la muerte es
a lo más
el letrero en el edificio
que dice "escape"
nada más
es sólo algo dispuesto
es algo que te compras
como si nada
y el finado
por muy querido que sea
en su despedida
se escuchan amenas conversaciones
y risas

cuando la muerte dejó
de ser trágica
dejó de ser
dejó de ser muerte
dejó de morir la muerte
la muerte hoy
ya no muere

¿y alcanzamos la inmortalidad con ello?
tampoco
sólo reptamos, caminamos, manejamos
sólo navegamos
como en "La barca de los tontos"


III Parte
La salida

¿otra vez?
¿por qué insistes?
¿qué te dio?
¿tienes algún sindrome de "salida"?
porfiado
¡véncete, apacíguate, adáptate!
desadaptado
¡alinéate, enfílate, enriélate!
y por sobre todo
calla la boca
silencio
ni una palabra más
¡a trabajar, a consumir, a fornicar!
así seguirás tapando orificios
nutriendo el sistema
cuidando que no haya orificios
al descubierto
calafatea el bote
y navega
navega tranquilo

la salida, la salida, la salida, la salida
NO HAY SALIDA
NO HAY
NO


IV Parte
¿Y la palabra?

¿cómo?
¿con qué vienes ahora?
¿la palabra?
pero ¿cómo la palabra?
si la palabra
no es más
que la palabra del sistema
del que tiene la palabra
hoy en bytes, pixeles
en el sistema binario 0-1
en imagen, sonido, rostro, rating
¿qué palabra entonces?
¿tu palabra?
¿la palabra de algún transgresor, un tránfuga, un perdido, un alienado, un marginado?
¿de un a-sistemato?
pues sí
palabra contra palabra
palabra que vuelve atrás
al origen
que se recoge
redescubre, reinventa, renace

decir, hablar...y escribir
que se hable, que se diga, que se escriba
así comienza todo
"Al comienzo era el verbo"
con el balbuceante verbo nacemos
con el maduro verbo vivimos
con el sabio verbo morimos
¡ojalá!
como sea
sólo así puede haber, habría
un segundo inicio

¿y qué?
¿decir qué?
¿hablar qué?
¿escribir qué?

decir pues
decir las cosas
decir el mundo
ponerle nombre a las cosas
o más bien
volver a ponérselo
volver a nombrar
matar el nombre
cambiar de nombre
renombrar
sobre todo
la situación
nuestra situación
qué salud, qué educación, qué cultura, qué economía, qué Estado queremos
¿qué queremos? ¿por qué luchamos? ¿por qué hemos de luchar?

¿jugando a qué me levanto mañana?
¿con qué cara
queremos seguir así?
¿cómo descarados?
¿cómo meros huecos egos?

decir, hablar, escribir
comunicar, comunicarse
y nombrar
atreverse a nombrar, a renombrar
pero tampoco simplemente eso
sino antes
aprender a nombrar
¿y cómo se aprende eso?
en el análisis, la discusión, la investigación, la lectura
en todo lo amplio de la cultura
y la educación

1 comentario:

Fer dijo...

En este callejón sin salida, en este laberinto en el cual nos encontramos, no nos queda mucho, pero tampoco tan poco, tenemos nuestra vida, esos 40 años, que incluso pueden llegar a ser 80, tenemos una voz, actos,... la posibilidad de decidir si miro horrorizado por la ventana, si me miro con vergüenza en el espejo, si ataco guiado por mi rabia o si observo para saber cuál pared del laberinto puedo botar.
¡Estoy cansada de ver tanta rabia! Cuántos se esconden en el análisis, el discurso, la investigación,... Se pintan de cultura y educación, para cubrir la intolerancia, la rabia, el egoísmo,... yo creo en la observación, en la estrategia, en el darse cuenta de esos 40 años para detectar sus puntos débiles y desde ahí pensar lo que queremos, los motivos de lucha y los caminos a seguir... quizás en un momento la rabia nos moviliza, pero cuando ésta se instaura le quita poder a la palabra, no da espacio para reflexiones, para conciliaciones,para debates.
En un mundo donde hay de todo, pero sólo para algunos, creo que basta de mostrar la casa en la Parva o en Pucón... eso todos lo sabemos... valoremos lo que el dinero no compra! Usemos la palabra no para mostrar que unos tienen y otros no,pues eso sólo resalta el sistema y al mostrarlo paradójicamente, más de alguno anhela la casa en la playa.
Usemos la palabra para mostrar que ese tener tiene un costo...
Implica ser cada vez más robot del sistema y menos ser-humano. Pues mientras más tienes, debes mantener lo que tienes y para ello debes funcionar en el sistema. Es como ponerle más paredes al laberinto.
Usemos la palabra, para mostrarle al mundo que el sistema está equivocado, que el tener no es la meta, la meta es ser y el ser no requiere paredes, requiere espacios.